Curso Reiki I, II y III. Maestría(opcional)

Fecha: 
Sáb, 20/11/2010 - Dom, 13/03/2011
Lugar: 
Centro Salud Integral
Precio: 
450€

 Imparte:  Carmen de Fátima Núñez Calderón, Homeópata, Naturópata, Maestría en Reiki.

 Niveles I, II y III.

 Maestría: opcional, no incluido en el precio. 

Fechas:    -Nivel I : 20 y 21 noviembre 2010,  15horas.

                   -Nivel II : 22 y 23 de enero 2011, 15 horas.

                   -Nivel III : 12 y 13 de marzo 2011, 15 horas.

                    - Maestría : sin concretar. 

              Contacto: Centro Salud Integral.

C/Infanta Cristina, 16 Roquetas de Mar, Almería.

Telf.  679 73 07 54     950 88 55 35       669 919 013

csi@csicentrointegral.com

 

 “REIKI,  FUENTE, MANANTIAL DE LUZ Y AMOR INCONDICIONAL,

 ES EL CAMINO DEL CORAZÓN, LA VIA DEL AMOR UNIVERSAL”

           

 "Somos nuestro propio Universo,
somos la medida de todas las cosas.
Somos la sutil y etérea
sustancia de los sueños.
Somos partículas de Cosmos
y llevamos en el corazón
polvo de estrellas..."

 

 

Reiki es un arte de curación ancestral de canalización de la Energía Universal a través de las manos, que fue descubierto en Japón a principios del siglo XX por Mikao Usui. Está basado en una antigua técnica tibetana de sanación, que Usui Sensei descubrió a través de su investigación en textos sánscritos de antiguos sutras budistas de origen tibetano.

Reiki es la Energía Cósmica Universal, invisible y omnipresente. La palabra Rei (universal, sin límites) Ki (energía vital) es japonesa, así como esta técnica tal y como la conocemos hoy en día, pero la práctica de transferencia de energía para la sanación viene de tiempos muy remotos. Reiki es la energía de la que han hablado muchas religiones y culturas, con nombres como “prana” para los hindúes, “maná” para los kahunas, “energía bioplásmica” para los investigadores rusos, y “chi” para los chinos.

Reiki es una energía que tiene una frecuencia específica y que existe en todas partes. Su frecuencia equilibra todas las demás energías que encuentra. Esta energía está generada dentro de todas las formas de vida, en tanto que toda forma existente está hecha de energía y tiene su propia energía vital. En este sentido, la Energía Universal de Vida es la esencia que sostiene la vida de todas las cosas.

Todos los seres humanos tenemos la energía Reiki y todos podemos utilizarla para ayudarnos a nosotros mismos y a los demás. No se requiere ninguna condición especial para usar el Reiki. Este poder se activa mediante iniciaciones, lo que diferencia al Reiki de otras técnicas de sanación. La energía Reiki fluye (tras la iniciación hecha por un Maestro de Reiki) de las manos del sanador, actuando en todas las dimensiones del ser humano: la parte física, mental, emocional y espiritual. Reiki es tanto un camino de sanación, como de desarrollo interior.

Reiki funciona también dentro de la mente consciente y del subconsciente de todos los seres humanos, devolviendo al cuerpo y a la mente su estado de homeostasis y bienestar original. Esto ocurre muy rápidamente en los casos más agudos, y de forma paulatina cuando se trata de enfermedades y desequilibrios crónicos. El Reiki permite a cada individuo liberarse de sus propias tensiones y de las emociones reprimidas, proporcionando un medio rápido y efectivo para eliminar la causa de la enfermedad.

El Reiki tiene diferentes efectos, a saber: sustenta y estimula la capacidad natural del cuerpo de auto sanarse a sí mismo, revitaliza tanto el cuerpo, como el alma y la mente, y restablece el equilibrio y bienestar mental y espiritual. Equilibra todas las energías corporales, y libera la energía bloqueada en todo el cuerpo, promoviendo un estado de relajamiento total y paz interior. Limpia el cuerpo de toxinas y se ajusta por sí mismo a las necesidades del receptor.

La Energía Universal e ilimitada entra por el chakra de la cabeza, o chakra coronario, pasa por los centros energéticos superiores, y después por los brazos y manos al paciente. Una parte de esa energía siempre se queda en el cuerpo del sanador. La energía pasa a través del practicante por unos canales purificados, abiertos por las iniciaciones. Gracias a estos canales, el sanador no usa su propia energía, ni puede tomar nada del paciente.

Vivimos en esta época de cambios acelerados en todos los niveles. El tiempo parece más rápido debido al desplazamiento magnético de los polos del planeta con las consecuencias ya por todos conocidas. Lo viejo debe ceder su lugar a lo nuevo. Así es el proceso de la regeneración o el renacimiento; aunque lo viejo se resiste a morir. Es obvio que ese renacimiento está produciéndose. Cada vez hay más conciencia de la necesidad de un cambio, así como también la de ayudar a sanear tanto la Madre Tierra como nuestros actos.
.Ha nacido una mentalidad nueva. Es el regreso a lo que somos en realidad,  sanadores y personas que participan desde el corazón en la Entidad consciente y el modo de vida sujeto al libre examen.
Reiki es uno de los métodos que pertenecen al Planeta, no precisa ningún instrumental, ni fármaco alguno, y se integra a cualquier sistema de curación. Puede disponerse de él en un plazo mínimo y puede utilizarlo todo el mundo, incluso los niños. Sencillo y profundo, Reiki enseña un tratamiento básico útil para cualquier mal-estar emocional, mental, físico o espiritual. Se enseña y aprende con facilidad .Es el retorno de un pasado remoto y un futuro aún inexplorado.
Procedente de una cultura donde la compasión y la unidad eran valores supremos, Reiki devuelve valores pacíficos a este planeta Tierra .Es suave, nada agresivo, y no causa nunca dolor ni inflige ningún daño .En estos momentos ofrece un refugio de bien-estar. Conforta, calma y sosiega, alivia el dolor, acelera la curación física, y resuelve los traumas emocionales del presente y el pasado. No consiente usos erróneos, ni abusos mal intencionados. Los guías Reiki conocen lo que el mundo necesita y se encargan de su protección .En ésta época Reiki forma parte del saneamiento del planeta. Pertenece a todos y a la Tierra misma. Encierra las mayores posibilidades de hacer el bien que puedan regalarse a los habitantes del planeta .En las culturas del alborear terrenal Reiki era universal, estaba programado en nuestro sistema genético, en el ADN, y
no
se preveía que fuese a perderse. CUANTAS MAS PERSONAS APRENDAN ESTE METODO DE ARMONIZACION, más llevaderos serán los próximos años, menor el sufrimiento humano, y el de todos los reinos, y más protegidos los nuevos nacimientos .Ha llegado la hora de devolver el REIKI a todos.
Todos los Trabajadores Conscientes de Luz debemos devolver el Reiki a todos los humanos para que vuelva a ser universal, como debe. Ayudemos a los animales, a la Madre Tierra, a los que deseen expandir su conciencia. Practicar y enseñar el Reiki para que se manifiesten la paz, la curación. El bienestar y el cambio positivo. Ya no hay más secretos, ya no hay exclusivismos .La hora ha llegado. Es una llamada a la acción. Ha llegado la hora de sanar el planeta y a todos los reinos creados….Es la hora. Que no haya más excusas ni demoras. No hay plazo .La benevolencia, la compasión y la unidad que es la base de Reiki no admite más demora.


“Al principio, reinó la oscuridad, materia y energía se comprimían en un volumen tan pequeño como un grano de arena. Todo era una “sopa” de partículas de materia y antimateria, las ondas de radiación chocaban violentamente aniquilándose y transformándose. Hace 17.000 millones de años, desde La Fuente se gestó, y la energía Reiki o Energía Vital Universal acompaña al universo desde su gestación; siendo una inteligencia infinita que se expresa a sí misma, contiene todo, y es del Todo. La Madre Tierra tiene 7.500 millones de años de existencia y la vida sobre ella 6.000 millones de años.
Las diversas formas de vida, incluida la nuestra, son la expresión de esta conciencia única y en permanente evolución….”

 


  Siente el Reiki como una manifestación del Amor Divino y comparte la energía, la idea y el sentir

¿Qué es un reikista?
Reikista es quien se ofrece y sirve como CANAL de la Energía Universal (“KI”).El reikista no hace uso de su propia energía personal para irradiar a otros, sólo se transforma en un Canal libre del cual fluye la energía universal...

 

MEJORAMIENTO DEL REIKISTA


Existen para esto 3 niveles de Reiki tradicional.
El primer nivel es “sintonización” energética para convertir al aspirante en “CANAL”. A través de los 21 días de auto tratamientos se producen curaciones internas y armonizaciones de las energías del ser que lo capacitan para acceder al siguiente nivel.


En el segundo nivel el Canal se ensancha y especializa, las energías de armonía y cura penetran más hondo en el individuo. Corresponden también 21 días consecutivos de auto tratamientos para asimilar energéticamente este segundo nivel.


En el tercer nivel de Reiki las energías penetran hasta el nivel álmico, movilizando el karma para equilibrar y sanar más hondamente. Esto produce determinadas circunstancias de “purificación” en el mundo del iniciado.

 En este nivel el CANAL se ensancha y magnifica.
A este nivel deben tener acceso solo aquellos de segundo nivel que están preparados para recibirlo, y esto dependerá de la responsabilidad, seguimiento, sensibilidad e intuición del Maestro iniciador. Es éste quien debe determinar si el aspirante está o no en condiciones de tomar el tercer nivel. Es importante que todo maestro sea consciente en este punto.


REIKI ES LUZ, PAZ, AMOR


En síntesis se puede decir que el reikista se mejora con la práctica constante y el “olvido de sí mismo” al disponerse como CANAL en los tratamientos.


CÓMO CONVERTIRSE EN UN “MAESTRO-INSTRUCTOR” DE REIKI


En este Linaje la Maestría o tercer nivel se divide en dos partes:


1. La Maestría: donde el aspirante recibe la correspondiente sintonización energética de su maestro y aprende a usar el símbolo principal de la Maestría en los tratamientos.


2. El Instructorado: Es en realidad una segunda parte de la Maestría. Deben acceder sólo quienes sientan “enseñar” formando reikistas en los 3 niveles. En esta segunda parte se aprende el método para iniciar a otros, y todas las indicaciones y sugerencias para dar los cursos.
El reikista que se dispone a este servicio purifica su propia alma y enciende el Sol de amor en su corazón: ESE ES SU MERITO Y RECOMPENSA!!!!!!!

 

Una ventaja del Reiki es la posibilidad del auto-tratamiento. Éste es una herramienta muy eficaz para conseguir sanación a todo nivel y desarrollo espiritual. Con el auto-tratamiento se puede trabajar sobre uno mismo en el nivel físico (para quitar dolores, por ejemplo), y también en niveles emocionales, ayudando así a liberar bloqueos de energía que, de otro modo, podrían generar en el futuro alguna enfermedad.

En todas las épocas, y en muchas civilizaciones, el ser humano se ha curado intuitivamente imponiendo las manos sobre sí mismo y sobre los demás, aliviando, de este modo, dolores y molestias, y propiciando alivio y cariño. En algunas tradiciones muy antiguas que se han transmitido y preservado hasta nuestros días, existen todavía sanadores y terapeutas que imponen las manos con el propósito de equilibrar la energía corporal, erradicar los bloqueos energéticos, promover un estado de relajamiento y polarizar y estimular las fuerzas auto curativas de los organismos enfermos, tanto de seres humanos, como de animales, plantas y minerales.

Muchos de los Maestros iluminados utilizaron en su época sus manos como canales de luz y de amor, para la sanación física, mental y espiritual de las personas que se acercaban a ellos. Muchos de los grandes milagros de Jesús, las curaciones asombrosas de Buda, y de las sanaciones transformadoras Llevadas a cabo por los seres iluminados, son manifestaciones energéticas conscientes y la esencia misma de esta fuerza sanadora y transformadora, canalizadas a través de los iniciados de todos los tiempos.

Reiki es, simplemente, omnipresente y somos inconscientes de él hasta establecer el contacto a través de la iniciación, después de la cual puede ser recibido y convertido en energía curativa. Iniciarse al Reiki es como entrar sin esfuerzo en contacto con una dimensión más sutil de la existencia, invocando la fuerza vital, la luz y el amor, para ponerse a su servicio como canal de sanación del cuerpo y de la mente, y como instrumento de expansión de la conciencia humana.

“El camino del Reiki es la vía del corazón “

 que nos permite expresar amor impersonal a través de la Energía Universal. Amor, primeramente, hacia nosotros mismos, en tanto que manifestaciones de esa Energía Universal, ya que, el camino del Reiki es, ante todo, un camino que nos lleva hacia nuestro propio desarrollo personal. Y amor hacia nuestro prójimo, ya que actuamos como canales de esa energía en su beneficio.