Flores de Bach

Las Flores de Bach son una serie de esencias naturales utilizadas para tratar diversas situaciones emocionales, como miedos, soledad, desesperación, estrés, depresión y obsesiones.

La Terapia Floral no habla propiamente de enfermedades sino de personas concretas, entendiendo la salud como un estado de equilibrio.

El Doctor Edward Bach, basándose en investigaciones, en su propia experiencia como médico y en unas dotes excepcionales de observación, llega a la conclusión de que las personas viven, se relacionan y se expresan desde unos patrones concretos.

Estos patrones, relacionados con la personalidad de cada sujeto, dan lugar a diferentes formas de reaccionar ante la vida y ante la enfermedad, es decir, diferentes formas de expresión vital. Partiendo de esta premisa desarrolla la Terapia Floral como un sistema de sanación que contempla al ser humano desde una perspectiva holística.

38 remedios florales

Durante varios años de investigación Bach elaboró los treinta y ocho remedios florales, vinculados a treinta y ocho estados emocionales arquetípicos.

Los treinta y ocho remedios florales son uno de los instrumentos de los que dispone la Terapia Floral para ayudar a la persona a entender el sentido de sus desequilibrios físicos, emocionales o espirituales, a profundizar en su naturaleza para hacerse consciente del defecto en que está incurriendo o de la virtud de la que se está alejando, de la actitud vital inadecuada que desarmoniza su equilibrio interior y exterior.

Terapia Floral

La Terapia Floral entiende que la salud es un estado de armonía entre el cuerpo, la mente, la emoción y la vida que vive la persona, y que, cuando se produce un desajuste en alguna de esas facetas, si no es abordado y resuelto de manera adecuada, con el tiempo provocará un desajuste en las demás dimensiones de la persona, pero no como enfermedad sino como señal de alarma de que algo no se está resolviendo, de que algo en la vida de la persona no es atendido de la manera adecuada.

Por ello, la Terapia Floral no habla propiamente de enfermedades sino de personas concretas con problemáticas concretas que precisan de respuestas concretas, y la primera de ellas es atender a la propia vida y a lo que cada uno está haciendo con ella, porque en alguna parte, en algún momento, ha surgido una situación que puede haber desequilibrado a la persona y no se ha dado cuenta de ello por no saber, no poder o no querer atender a las situaciones que la vida plantea; ahí es donde hay que mirar para recobrar la salud.

No hay curación real a menos que haya un cambio en la perspectiva con la cual el hombre ve el mundo, que da el logro de la paz y de la felicidad interior.

Edward Bach

La finalidad última de la Terapia Floral es la salud, pero no entendida como la ausencia de enfermedad sino como un estado de equilibrio entre los cuatro planos de expresión del ser humano: físico, emocional, mental y trascendente. Para alcanzar este estado de equilibrio, armonía y serenidad que, como efecto secundario y beneficioso trae consigo la salud, se entiende que el mejor medio es la atención a la forma que cada uno tiene de percibir, organizar, gestionar y utilizar las experiencias que, en lo cotidiano, la vida va poniendo delante.

La premisa fundamental es “la finalidad última de la vida es el aprendizaje”. -“¿El aprendizaje de qué?” - se preguntarán algunos; -“el aprendizaje de todo lo relacionado con la naturaleza humana”- respondería Edward Bach.

Para más información ponte en contacto con nosotros en el tlf. 669 919 013, en el correo centrointegralcsi@gmail.com, o envianos un mensaje a través del formulario de contacto.